Publicado el miércoles 19 de deciembre del 2012

Vetará Obama el "Plan B" republicano para evitar "precipicio fiscal"

Notimex

WASHINGTON — El presidente Barack Obama vetará el llamado "Plan B" de los republicanos para evitar el "precipicio fiscal" y que incluye elevar impuestos sólo a quienes ganen más de un millón de dólares anuales, dijo hoy la Casa Blanca.

El director de comunicaciones de la Casa Blanca, Dan Pfeiffer, sostuvo que el plan del presidente de la Cámara Baja no cumple el objetivo de ser balanceado, toda vez que propone recortes profundos sin impactar significativamente la meta de reducción del déficit.

"El presidente vetaría la legislación en el improbable escenario que sea aprobada", señaló.

La perspectiva oficial de la Casa Blanca fue vista como un balde de agua fría a la posibilidad de un acuerdo inminente entre demócratas y republicanos para evitar que Estados Unidos caiga en el "precipicio fiscal" el 1 de enero.

Harry Reid, el líder de la mayoría demócrata del Senado, había advertido la víspera que el plan del representante republicano John Boehner no tenía posibilidades de ser aprobado en la Cámara Alta.

La posibilidad de un acuerdo había aumentado al inicio de la semana cuando el presidente Obama aceptó modificar su propuesta original de dejar expirar el recorte de impuestos a las familias con ingresos superiores a los 250 mil dólares anuales.

En una concesión a los republicanos, el presidente aceptó que sólo aquellos con ingresos de más de 400 mil dólares resentirían un aumento. También redujo su meta de nuevos ingresos de 1.4 a 1.2 millones de millones de dólares.

Pero Boehner hizo una contrapropuesta y presentó el "Plan B" bajo el argumento de que la propuesta de la Casa Blanca no sería aprobada en la Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría.

La Casa Blanca estimó que el plan republicano daría un alivio fiscal de 50 mil dólares anuales a los ricos y eliminaría los recortes de impuestos a 25 millones de familias y estudiantes.

Asimismo, señaló que recortaría la ayuda por desempleo a dos millones de estadounidenses y profundizaría los recortes a Medicare, el plan de salud para las personas de 65 años o más.

La Oficina Legislativa del Presupuesto (CBO) advirtió que sin un acuerdo, la economía estadounidense podría caer en una nueva recesión con la entrada en vigor de recortes automáticos del gasto y alzas de impuestos de unos 500 mil millones de dólares.