Publicado el martes 18 de deciembre del 2012

Obliga crisis global a recortes en El Vaticano

Notimex

CIUDAD DEL VATICANO — El "número dos" del Vaticano, Tarcisio Bertone, aseguró que la crisis económica ha obligado a las administraciones pontificias a establecer recortes efectivos a los costos para salvar balances en rojo.

El cardenal secretario de Estado anunció que se continuarán aplicando las "medidas necesarias" para evitar pérdidas en las arcas papales, durante un encuentro con empleados de la Prefectura de los Asuntos Económicos de la Santa Sede.

"Especialmente en las actuales circunstancias históricas, la Santa Sede debe proceder a una reducción gradual pero efectiva de costos ante el perdurar de una imposibilidad de aumentar lo recaudado, al menos en proporción a las pérdidas que últimamente se están registrando en los balances consolidados", dijo.

Anticipó que "en un clima de cordialidad, de diálogo y de confianza recíproca" se tomarán las decisiones de renovación y de reforma que resultarán necesarias, a fin de ofrecer un servicio cada vez más adecuado al sucesor de Pedro.

A lo largo de su discurso el purpurado defendió la soberanía de la Iglesia en materia económica y advirtió sobre la "necesaria transparencia" que exigen las actividades financieras de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano.

Por eso insistió en que las administraciones de los diversos entes vaticanos deben ser más "incisivas" y "correctas" en la gestión del patrimonio, mandando puntualmente la solicitud de las necesarias autorizaciones y transmitiendo fielmente los datos contables a los órganos superiores.

"Es más que necesario que crezca en todos la conciencia que debemos sostener no sólo la misión de la Iglesia y de la Santa Sede, sino también su credibilidad", indicó.

"Esto será posible gracias al trabajo de las varias administraciones llamadas a obrar para que cada patrimonio, cada intercambio económico, cada inversión, cada actividad administrativa tenga como referencia último el señor y su reino", apuntó.

Como parte de las medidas tomadas por El Vaticano para afrontar la crisis global destaca la modificación del reglamento de la Prefectura de los Asuntos Económicos de la Santa Sede que, hasta ahora, fungía simplemente como una "contaduría central" que sólo se dedicaba a vigilar balances.

A partir del nuevo reglamento, que será presentado formalmente el próximo jueves, la Prefectura recuperará su competencia de programación y, además de controlar, establecerá principios rectores para las finanzas pontificias.