Publicado el martes 18 de deciembre del 2012

Inicia Obama proceso interno para responder a matanza de Connecticut

Notimex

WASHINGTON — El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, empujará reinstalar la prohibición para la adquisición de armas de asalto entre otras propuestas para reducir la violencia por armas de fuego en el país, reveló hoy el periódico The Washington Post.

La nueva acción, que fue implementada el lunes y presidida por el vicepresidente Joe Biden, puso fin a la parálisis política que la administración Obama mantuvo a lo largo de su primera gestión en este tema.

Durante su habitual conferencia de prensa el lunes, el vocero presidencial Jay Carney evitó clarificar las posibles acciones a emprender por el gobierno de cara a esa situación.

Carney evitó incluso comprometer el respaldo del gobierno al anuncio de la senadora demócrata Dianne Feinstein sobre la reintroducción de la iniciativa para restablecer la prohibición sobre la compra de armas de fuego que expiró en 2004.

Feinstein dijo que su decisión fue en respuesta a la matanza en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, donde el atacante utilizó un rifle de asalto para asesinar a 26 personas, 20 de los cuales fueron niñas y niños.

The Washington Post, que citó dos fuentes con conocimiento de los planes del gobierno, indicó que como parte de ese esfuerzo para reducir la violencia armada, Obama instruyó a miembros de su gabinete a formular propuestas.

Estas podrían incluir reinstalar la prohibición, que hasta ahora había sido marginada tanto por republicanos, demócratas y la propia Casa Blanca.

Funcionarios de la Casa Blanca sugirieron que este proceso podría incluir también propuestas para hacer frente a temas como enfermedades mentales y la violencia proyectada en los medios de comunicación.

El lunes, Obama sostuvo encuentros por separado con el procurador general, Eric Holder, el secretario de Educación, Arne Duncan, y la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius.

Los encuentros tuvieron como propósito "empezar a visualizar de qué manera el país puede responder a la tragedia de Newtown", dijo al diario un funcionario.

La revelación ocurre en momentos en que el apoyo a favor de mayores controles sobre la posesión de armas de fuego registró un alza, según un sondeo conjunto de The Washington Post y la cadena de noticias ABC.

La consulta mostró que un 52 por ciento de los estadunidenses favorece prohibir a civiles la posesión de armas semiautomáticas contra 44 por ciento que está a favor de mantener la ley sin cambios.