Publicado el viernes 14 de deciembre del 2012

Opinión: La trayectoria ascendente de Jenni

Especial La Estrella Digital

Con la inesperada muerte de Jenni Rivera, el mundo de la música se estremeció.

No sólo sus familiares y amigos cercanos están sufriendo, también los millones de fanáticos que la también llamada Diva de la Banda tenía a lo largo y ancho de Estados Unidos, México, Centro y Sudamérica.

Pero ¿cuál fue el secreto del éxito ineludible de Jenni Rivera?

La sencillez con la que se presentaba ante su público. Era más que una diva, una amiga y como ella misma escribió en una de sus canciones, una socia. Como compositora era directa, picante y atrevida. Como diría otra de sus amigas y no menos honesta y controvertida, Gloria Trevi, vamos a hacer un breve recuento de sus principales temas, con los que más conectó con sus fanáticos.

Comenzamos con el gran éxito del tema De contrabando, original de la pluma y guitarra de Joan Sebastian, con este tema Jenni Rivera fue la número uno de la sección de Regional Mexicano según la revista Billboard, privilegio que sólo otras dos mujeres han logrado, Selena y Alicia Villarreal.

Otros temas que llegaron a los primeros lugares de popularidad son Querida socia, Se las voy a dar a otro, Madre soltera, A escondidas, Amiga si lo ves, Parrandera, rebelde y atrevida, Besos y copas, Mis chuperamigos, entre otros sencillos más.

Los temas y letras de Jenni Rivera no pasaron desapercibidas por el tono directo con que abordaba temas íntimos de las parejas de hoy en día. Si bien cantó temas de otros compositores y clásicos de los 70s y 80s, los temas que ella compuso estaban íntimamente relacionados con su vida, forma de pensar y conducirse, y conectaban inmediatamente con sus fanáticos. Su chispeante y divertida forma de ser sobre el escenario, la hacían recibir el constante e incondicional apoyo de parte de sus fans.

Al principio de su carrera se le asociaba más con el estilo de Paquita la del Barrio, quien se ha destacado por cantar temas con elevados índices de desprecio hacia el sexo masculino. El caso de Jenni está situado más bien en darle voz a toda una generación de mujeres que ha vivido situaciones de pareja y familia similares o muy parecidos a las que la Gran Señora, como también se le conocía, vivió.

En La Estrella en Casa y La Estrella Digital hemos publicado en varias ocasiones entrevistas que concedió en forma exclusiva.

Recuerdo una anécdota que viví con La Diva de la Banda en el año de 2004.

Luego de intentar hacer la entrevista antes del concierto y no poderse por problemas de logística técnica, bajó de su presentación en el Far West de Dallas, literalmente me invitó unos tacos porque se moría de hambre y allí me dijo que podíamos realizar la entrevista, me expresó que no quería irse y dejarme con la promesa de la entrevista.

Esto habla de una mujer sin poses y bastante cordial, aunque bromeamos mucho sobre no tomar fotos mientras sujetaba un taco y podría salir un pedacito de cilantro entre los dientes, la entrevista fue de lo más relajada y hablamos de todos sus planes, discos por hacer y otros negocios en los que estaba invirtiendo, como esa línea de artículos femeninos que luego desarrolló.

Y estar en un concierto de Jenni Rivera era presenciar cómo todas las mujeres conectaban emocionalmente con todas sus canciones de principio a fin. El aplauso, los gritos enloquecidos de las mujeres asistentes que más recuerdo son: ‘tú eres mi amiga y mi socia’ y ‘todos somos tus chuperamigos’, aunque hay otros que no se pueden publicar, pero no menos cargados de humor candente y respuesta inmediata al mensaje de sus temas musicales”.

A principios del próximo año iba a presentar la película Filly Brown, en el que hace el papel de una madre drogadicta que está encarcelada, ella fue directamente invitada a participar en esta película por el actor Edward James Olmos.

El talento de Jenni Rivera para actuar apenas comenzaba a dar frutos, por lo que el actor, productor y director Olmos, quien formaba parte de la cinta y es padre del director de la película, Michael D. Olmos, dijo en el comunicado oficial del equipo de producción de la cinta: “El mundo ha perdido a un talento extraordinario en la línea de Judy Garland, Barbra Streisand y Frank Sinatra, que tomaron su arte para el canto y lo convirtieron en arte dramático para el cine y la televisión”, expresa Olmos.

Filly Brown fue presentada con éxito dentro del Festival de Cine de Sundance.

Ella cantó en Cuando muere una dama, sobre si algún día le tocaba morir: “Quiero una última parranda por allí en mi funeral, todos los que me quisieron la tendrán que celebrar, recordando mi sonrisa y mi forma de llorar”.