Publicado el viernes 14 de deciembre del 2012

Ven cambio favorable en política exterior de México

Otorgan el beneficio de la duda para el nuevo secretario del ramo federal

Especial La Estrella Digital

MÉXICO — En México el nuevo gobierno federal así como los relevos en las diversas secretarías traen cambios consigo, sin embargo no todos ellos causan expectativas a las comunidades en el exterior. En el caso de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), José Antonio Meade Kuribreña es su nuevo titular, y habría que esperar para ver “si llena el perfil”.

Meade Kuribreña no es diplomático de carrera, es licenciado en Economía del Instituto Tecnológico Autónomo de México, tiene una licenciatura en Derecho, de la UNAM, y un doctorado en Economía de Yale University.

Ha sido secretario de Hacienda y Crédito Público, secretario de Energía, subsecretario de Ingresos de la SHCP; ha dirigido Financiera Rural; Banca y Ahorro en la SHCP; el Banco Nacional de Crédito Rural entre otros organismos.

Para Enrique Hubbard Urrea, embajador y ex cónsul de México en Dallas, el nuevo gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto hacia las comunidades en el exterior poco cambiará.

“Las declaraciones de los allegados a EPN han confirmado el ideario de varios sexenios. De hecho la única transformación notable desde la época de Salinas fue el cambio de nombre del Programa para las Comunidades Mexicanas al IME, aunque en realidad los programas a desarrollar siguieron el modelo anterior. No obstante, hay iniciativas muy meritorias, como por ejemplo la de que sea posible empadronar a los potenciales electores en el extranjero a través de consulados y embajadas, y así acabar con el principal defecto del actual sistema para voto desde el exterior”.

Hubbard dijo además que “ello no significa que no existan voces disidentes, especialmente en relación con el consejo del IME, tanto por el confuso proceso de elección, como por su orientación hacia México y no hacia allá donde vive nuestra diáspora”.

En tanto que Primitivo Rodríguez, miembro de la Coalición por los Derechos Políticos de los Mexicanos en el Extranjero, indica que las expectativas en este nuevo sexenio son positivas.

“El gobierno de EPN entiende el papel clave que las mexicanas y mexicanos en el extranjero pueden jugar para el desarrollo justo y sano de México y para establecer una relación equilibrada y provechosa con Estados Unidos”, dijo Rodríguez.

“Al parecer, el gobierno de EPN —prosigue Rodríguez— desea crear una instancia gubernamental de atención a mexicanas/os en el extranjero con autonomía relativa y que no dependa de la SRE”.

Rodríguez consideró que el IME puede desaparecer o bien, volver a su origen con el nombre que tenía: Programa para las Comunidades Mexicanas en el Exterior.

En relación a Meade, Hubbard dijo no creer que exista un perfil para ser canciller, “se han dado a través de la historia casos de políticos poco duchos en el quehacer internacional pero que resultaron ser espléndidos secretarios. Tampoco podemos decir que el canciller tenga que ser diplomático de carrera, esos han sido los menos por mucho. Mi opinión se tiñe obligadamente de mi propia experiencia y ella concluye que no nos ha ido mejor a los de carrera cuando es un ‘compañero’ el (o la) canciller. Las numerosas y ácidas críticas al desempeño de la reciente canciller son evidencia de ello. Por todo eso prefiero darle el beneficio de la duda al nuevo titular y reservar mi juicio hasta que constate la naturaleza de su accionar”.

Rodríguez por su parte considera que el nuevo secretario de SRE tendrá que probar que llena el perfil.

Respecto al futuro del IME, Hubbard aseguró no saber si podría desaparecer, “más bien podría asegurar que no sucederá, pero podría convertirse en otro tipo de institución, tanto desde el punto de vista de su estructura jurídica como desde la perspectiva de sus funciones, pero desaparecer, no” y agregó: “Yo creo que sí ha cumplido con su cometido, sólo que lo más exitoso de su actuar es lo menos vistoso y viceversa, lo más notable es lo más controvertido y criticado”.

Rodríguez respondió que “algunos grupos de migrantes han propuesto a Peña Nieto y a líderes del Congreso que el IME debe cambiarse por una institución autónoma con presupuesto propio, que asegure que todas las Secretarías y dependencias como CONACULTA tengan programas específicos para las mexicanas/os en el exterior, que vigile, evalúe y mejore el cumplimiento de esos programas y que sea un organismo dirigido por mexicanas/os en el exterior”.

Dijo también que lo mejor del IME fue la creación del Consejo Consultivo, con representantes de todas partes en EU, y lo peor, funcionar como una agencia de nivel medio en la burocracia de la SRE.