Publicado el viernes 14 de deciembre del 2012

Familia Rivera decide analizar aún mas fecha para tributo a Jenni

Notimex

LOS ÁNGELES — Aún no hay fecha ni lugar para la despedida pública de Jenni Rivera en Los Angeles, declaró Juan Rivera, hermano de la fallecida cantante.

Con esa declaración la familia Rivera entró en conflicto y aparentemente no aprobó lo que horas antes Pedro Rivera Jr., otro de los hermanos de Jenni, había anticipado que la despedida en Los Angeles se daría el próximo martes.

Esta vez al lado de Juan, el hermano menor de Jenni Rivera, aparecieron por primera vez los hijos de La Diva de la Banda para dar las gracias por todo el apoyo y las oraciones y condolencias que han recibido por la perdida de su madre.

"Pronto tendremos una ceremonia en la que los fanáticos puedan despedirse de mi hermana, aunque ella siga aquí les avisaremos cuándo será", puntualizó.

Los restos de Jenni Rivera llegaron la noche del jueves al aeropuerto municipal de Long Beach, traidos desde Monterrey por sus hermanos Lupillo, Juan y Gustavo Rivera.

Un jet procedente de México arribó a las 8:50 p.m., tiempo de Los Ángeles, y al aterrizar fue ingresado a una terminal privada de este pequeño aeropuerto en donde los restos fueron transferidos a custodia de una agencia funeraria, para después ser trasladados al cementerio All Souls de Long Beach en una caravana de autos seguidos por patrullas.

En el aeropuerto esperaban familiares, admiradores y pastores de una Iglesia cristiana local, además de decenas de representantes de medios de comunicacion.

Familiares de Jenni habían convocado a una rueda de prensa primero a las 9 p.m., luego a las 10 p.m. para dar pormenores de lo que será la despedida final y los homenajes póstumos de que será objeto la llamada La Diva de la Banda.

En la casa de la familia Rivera en Lakewood se registró una nutrida presencia de cientos de personas que acudieron a dar sus muestras de condolencias y solidaridad a la familia de la máxima vendedora de música regional mexicana.

Mientras algunas admiradoras dejaban correr lágrimas de tristeza y dolor por la desaparecida cantante, otros se dedicaban a entonar a capela alguno de sus éxitos, mientras que otras depositaban veladoras o globos en el improvisado altar enfrente de la residencia.

Lupillo, quien no quiso hablar a reporteros, le había prometido a su madre que iba por su hermana, cumplió su promesa luego de que había escrito en su twitter "No se preocupe amá. Le prometo que voy a recoger a su hija, a la madre de mis sobrinas y a la mayor hermana".