Publicado el viernes 14 de deciembre del 2012

Se van tranquilos con restos de Jenni

Agencia Reforma

MONTERREY, NL — Cuando Lupillo Rivera y sus hermanos Gustavo y Juan llegaron a Monterrey, su semblante era de dolor y desesperanza, estaban viviendo una situación devastadora y, además, tenían que identificar los restos de su hermana la cantante Jenni Rivera.

Pero conforme pasaron los días, se les vio más relajados, sonrientes y hasta bromeaban con comentarios hechos en inglés.

Una fuente, quien estuvo muy cerca de los hermanos Rivera durante su estancia en Monterrey, aseguró que los tres hermanos siempre estuvieron juntos, al principio llorando a grito abierto y abrazados, a manera de consolarse por la muerte trágica de la intérprete.

"Al principio estaban muy dolidos, era común que los tres se estuvieran abrazando, oraban, traían la Biblia en la mano y estaban inconsolables.

"El más deprimido era Lupillo, lloraba a cada rato y a grito abierto, sobre todo en el Semefo cuando vieron los restos de Jenni, fue una situación muy difícil", comentó el informante.

Pese a vivir horas de angustia y el ir y venir para realizar los trámites del traslado de los restos La Diva de la Banda, los hermanos Rivera nunca perdieron comunicación con su madre.

"Le hablaban a su mamá y a los hijos de Jenni, que le iban a llevar ya sus restos, aceptaban su muerte poco a poco y una frase que se me quedó grabada fue que Lupillo dijo: ‘No nos vamos a poner contra Dios’ ".

Cuando Gustavo y Juan llegaron al rancho El Tejocote, en Iturbide, donde se desplomó la aeronave con la estrella de la música y seis personas más, recogieron algunas de las pertenencias que todavía había en el lugar.

"Se trajeron pedazos de ropa, algunas cosas que hallaron en el lugar donde se cayó el avión, oraron mucho y colocaron la cruz que mandaron hacer".

La fuente agregó que, conforme fueron pasando los días, la actitud de los hermanos Rivera cambió.

"Se les vio más relajados, ya para ayer, antes de irse de la casa donde estaban, platicaban en inglés algunas cosas y se reían, como que estaban bromeando.

"Lupillo le habló a su mamá y le dijo que ya llevaba a su hermana, que iba a subirse al avión para viajar a California", aseguró la misma fuente.