Publicado el martes 11 de deciembre del 2012

Disturbios y violencia en Irlanda del Norte por retiro de bandera

Notimex

LONDRES — Una ola de violencia y disturbios se registraron en las calles de Belfast, capital de Irlanda del Norte, en protesta por la decisión de las autoridades de limitar los días que ondea la bandera británica en la explanada del Ayuntamiento.

Al menos 38 personas han sido detenidas, entre ellas varios adolescentes, y 38 oficiales de la policía han resultado heridos en los enfrentamientos, desatados al intentar contener disturbios protagonizados por cientos de jóvenes.

La violencia se desató la semana pasada después de que el Ayuntamiento de Belfast aprobó, el pasado día 3, una moción para permitir que la bandera británica se coloque sólo 17 días al año en la explanada, en vez de todo el año.

Sin embargo, los actos vandálicos se desataron la víspera cuando jóvenes atacaron a las fuerzas de seguridad en diversos puntos de la capital norirlandesa, según un reporte de la edición electrónica del diario Belfast Telegraph.

El jefe de Policía en Irlanda del Norte, Matt Baggott, condenó este martes la violencia contra los agentes de la policía, la cual consideró ha sido avivada por individuos radicales y los medios de comunicación, que los muestran como una gran hazaña.

"Cuarenta carreteras fueron bloqueadas el lunes por la noche y una mujer policía estuvo a punto de morir, cuando desconocidos lanzaron una bomba de gasolina dentro de su auto", destacó el jefe de la Policía en Belfast.

Por suerte, agregó, nadie ha muerto o resultado gravemente herido hasta ahora, pero no se que más pueda pasar si siguen estos actos de violencia.

Baggott elogió la "magnífica" labor que ha realizado la policía para contener la violencia, sobre todo durante la noche del lunes y esta madrugada, cuando 15 vehículos de la policía fueron incendiados con bombas de gasolina.

"Hago un llamado de reflexión para acabar una vez por todas esta violencia", dijo este martes el jefe policiaco.

La Secretaría del Interior de Irlanda del Norte, Theresa Villiers, también condenó los actos de violencia desatados tras la decisión de retirar la bandera británica y dijo que "es absolutamente vergonzoso, los ataques contra la policía, lo de anoche fue totalmente inaceptable".