Publicado el martes 11 de deciembre del 2012

Aumentan a más de 700 los muertos por el tifón Bopha en Filipinas

Notimex

TOKIO — La cifra de muertos por el tifón Bopha, que azotó la semana pasada el sur de Filipinas, se elevó a 714, mientras unas 890 personas continúan desaparecidas, entre ellas más de 300 pescadores, según un nuevo balance divulgado por las autoridades.

La mayoría de las víctimas mortales se encuentran en las provincias de Davao Oriental y Valle de Compostel, ambas en el sur de la isla de Mindanao, con 336 y 327 muertos, respectivamente, precisó el Consejo Nacional de Gestión y de Reducción del Riesgo de Desastres Naturales.

Explicó que 890 personas están desaparecidas, pero que algunas de ellas podrían estar entre los 257 cadáveres recuperados por los socorristas, pero que siguen sin ser identificados y reclamados por sus familiares.

Entre los desaparecidos figuran 313 pescadores que partieron a mar abierto días antes de que Bopha tocara tierra, mientras las compañías pesqueras llevan una semana sin poder contactar con sus barcos.

Asimismo, cerca de 115,000 casas quedaron destruidas y al menos 5.4 millones de personas resultaron damnificadas, de las cuales más de 116,000 permanecen en refugios, según el diario The Manila Times.

Las autoridades filipinas calculan que el paso del tifón por la isla de Mindanao, el pasado 4 de diciembre, causó pérdidas económicas por 8,500 millones de pesos filipinos (poco más de 210 millones de dólares), solo en el sector agrario.

En este contexto, las Naciones Unidas solicitaron la víspera a la comunidad internacional 65 millones de dólares para distribuir alimentos, agua potable y medicamentos a las víctimas del tifón.

El presidente de Filipinas, Benigno Aquino III, declaró el viernes pasado estado de calamidad nacional ante la gravedad de los daños y anunció que liberará fondos para ayuda y reconstrucción, al tiempo que reiteró su llamado a la ayuda internacional.

El tifón Bopha, con vientos de 175 kilómetros por hora y ráfagas de hasta 210 kilómetros por hora, tocó tierra el pasado 4 de diciembre en la costa este de la isla de Mindanao, causando severas inundaciones y deslizamientos de tierras.

Bopha o Pablo, como se le conoce en Filipinas, cierra la temporada de tifones en Filipinas, estación que empieza por lo general en junio y concluye en noviembre.