Publicado el lunes 10 de deciembre del 2012

Quieren desacreditarnos: #YoSoy132

Agencia Reforma

MÉXICO, DF — Integrantes del movimiento #YoSoy132 acusaron en la Cumbre Mundial de Indignados que lo ocurrido el 1 de diciembre es semejante a lo que sucedió en la visita de Enrique Peña Nieto a la Ibero, cuando el PRI intentó desacreditar a los jóvenes tildándoles de porros.

Ignacio Martínez, estudiante de Comunicación de la Universidad Iberoamericana, señaló que decenas de jóvenes fueron detenidos sin que hubiera en su contra pruebas de haber causado los disturbios, y que al movimiento estudiantil se le quiere asociar con el vandalismo.

"En este punto nos encontramos ahorita ante algo muy parecido a lo que ocurrió, comparando un poco con el génesis (del movimiento), y en específico con la criminalización, porque a través de ésta nos quieren deslegitimar y convertirnos en invisibles para podernos realmente reprimir. Lo que vivimos ese 1 de diciembre fue el regreso del PRI a sus mismas prácticas del uso desmedido de la fuerza, de reprimir la protesta y de criminalizar a la gente que piensa diferente", indicó.

"Lo que más me asusta es que mucha gente no sabe esto, mucha gente sí se compra el cuento de que nosotros los estudiantes éramos unos vándalos".

Diana Vega, estudiante de la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional, dijo que lo que sucedió el 1 de diciembre fue un castigo ejemplar al movimiento que está en contra de Peña Nieto.

"Van a a hacer lo imposible porque dejemos de existir, buscan aniquilarnos", señaló.

Estudiantes del ITESO de Guadalajara señalaron que al igual que ocurrió en el Distrito Federal, donde los jóvenes no fueron detenidos en flagrancia ni en los lugares donde se cometieron los ilícitos, elementos de las policías estatal y municipal hicieron un uso desmedido de la fuerza, no contra quienes participaron en los disturbios, sino contra los estudiantes que marchaban de manera pacífica e incluso distante de los grupos que cometieron actos vandálicos.

Los representantes del colectivo estudiantil celebraron que la mayoría de los detenidos estén en libertad, pero advirtieron que todavía hay 14 jóvenes en detención, por lo que exigieron su liberación inmediata, toda vez que consideran que no hay pruebas suficientes en su contra.

En tanto, los activistas españoles Luis Ramón García-Hevía y César Ruano llamaron a los jóvenes mexicanos a evitar caer en provocaciones, pues ahí es donde sus opositores ganan.

La Cumbre Mundial de Indignados se realiza en la Ciudad de México, y reúne a distintos movimientos sociales del mundo, como Occupy Wall Street, el 15M de España, y los movimientos en los países árabes.