Publicado el lunes 10 de deciembre del 2012

Faltaron pruebas, no hay inocencia: TSJ

Agencia Reforma

MÉXICO, DF — El presidente del Tribunal Superior de Justicia del DF (TSJDF), Édgar Elías Azar, señaló que las 56 personas liberadas por los disturbios del 1 de diciembre, durante la toma de posesión de Enrique Peña como presidente, no fueron declaradas inocentes, sino que faltaron pruebas para consignarlas.

Elías Azar advirtió que la Jueza 47 Penal, Patricia Mora Brito, no consideró inocente a nadie, sólo que no había elementos de prueba en su contra, al apuntar que las libertades se dieron bajo reservas de ley, por lo que la Procuraduría local (PGJDF) podría buscar nuevas pruebas para consignar de nuevo a las personas que salieron este domingo.

"Cuando un juez dicta una libertad con las reservas de ley eso no quiere decir que esta persona sea inocente de los cargos, es decir, la Procuraduría tendría expedito su derecho para volver a consignar con nuevas pruebas y nuevos elementos", sostuvo.

Cuando se le preguntó si la política judicial del Tribunal estaba encaminada a la presunción de culpabilidad, ya que toda persona es inocente hasta que no se demuestre lo contrario, el magistrado aclaró que la carga de la prueba estaba en manos de la PGJDF.

"El hecho de que alguien no esté consignado no quiere decir que sea inocente, yo lo que digo es que la Procuraduría tiene expeditos sus derechos y debe estar trabajando en las averiguaciones", aclaró.

"Las personas que están siendo investigadas no tienen por qué probar la inocencia, quien tiene que probar la presunción de responsabilidad es la Procuraduría".

El magistrado resaltó que las detenciones de las 70 personas consignadas fueron calificadas como legales por Mora Brito, y el Juez 11 Penal, Eduardo Mata, que dictó auto de formal prisión a otro de los detenidos.

"El juez ya calificó las detenciones de legales, las detenciones fueron legales, esto no quiere decir que con todo lo que vimos no hubo injusticia, pudo haberse presentado alguna injusticia, pero de nosotros no", precisó Elías Azar.

"Cuando existe un escándalo de estos, un desorden de estos, un alboroto de este tamaño, la Policía puede cometer algunas equivocaciones y son entendibles esas equivocaciones, son explicables esas equivocaciones y son justificables esas equivocaciones".

La resolución tomada por Mora Brito requirió que el personal del Juzgado 47 Penal, con sede en el Reclusorio Norte, fuera trasladado al edificio de salas civiles y penales en Río de la Plata, que se acondicionó con equipo especial para que se estudiaran las más de 60 horas de videos presentados como pruebas.

"Se analizaron entre 60 y 70 horas de videos, fueron analizados con mucha cautela y pues digo con los posibles errores en la observación de los videos que puedan ser resultado de los cortos tiempos que tenían para analizar tanto material fílmico", indicó Elías Azar.