Publicado el jueves 06 de deciembre del 2012

Un ojo no es nada: manifestante herido

Agencia Reforma

MÉXICO, DF — Al ser dado de alta del Hospital General, Uriel Sandoval Díaz, quien perdió el ojo derecho al ser golpeado por un artefacto durante los disturbios con la Policía Federal el sábado en la Cámara de Diputados, pidió justicia para los presos e hizo un llamado para luchar por la desigualdad que persiste en el país.

"Pido liberación de los compañeros que injustamente fueron presos, esta lucha no terminará hasta que la miseria termine, un ojo no es nada, muchos seres humanos no tienen qué comer todos los días, los obreros tiene que ir a las fábricas agachando la cabeza para darle de comer sus hijos, los campesinos pierden sus tierras y nadie hace nada, ahora pasa algo mediático y salen", expresó.

"Hay muchas injusticias en el país que están sucediendo y que no las podemos olvidar, reivindico todas las formas de lucha, todas son válidas porque tiene un mismo fin, que es la búsqueda de un mundo diferente, un mundo honesto".

Sentado en una silla de ruedas, usando lentes oscuros y acompañado de su madre y su abogado, el estudiante de la Universidad Autónoma de la ciudad de México pugnó porque la libertad de expresión no sea reprimida por el Estado.

Al pedirle que brindara su versión de los hechos, los abogados dijeron que el joven se sentía mal -aunque se le veía muy tranquilo- y señalaron que este jueves iniciaron una denuncia en la Procuraduría General de la República por los delitos de tentativa de homicidio y abuso de autoridad.

Mencionaron que hasta el momento no existe ninguna investigación ministerial en contra del joven.

La defensa insistió en que una bala de goma disparada por parte de la policía federal golpeó a Uriel, sin embargo, indicaron que la víctima no puede identificar directamente a los agresores ni el objeto que lo dañó, aunado a que el médico tampoco les ha confirmado esta versión.