Publicado el lunes 03 de deciembre del 2012

Endurece Casa Blanca postura fiscal

Agencia Reforma

WASHINGTON DC — El presidente Barack Obama está dispuesto a recortar el gasto federal y reducir la deuda creciente de Estados Unidos, pero no hará ningún trato con los republicanos hasta que éstos acepten primero aumentar los impuestos a los más ricos y especificar cuáles son los recortes adicionales al gasto que quieren, dijo el secretario del Tesoro, Timothy Geithner.

"No hay un camino hacia un acuerdo que no implique que los republicanos reconozcan que tienen que subir las tasas para los estadounidenses más ricos’’, dijo Geithner en una entrevista difundida hoy.

Con las declaraciones de Geithner, el gobierno de Obama endureció de forma explícita su posición en las próximas negociaciones para evitar el llamado "precipicio fiscal’’, una combinación de cientos de miles de millones de dólares en aumentos a los impuestos y recortes al gasto gubernamental que entrarán en vigencia automáticamente a principios de enero si los poderes de Washington no toman medidas para impedirlo.

Los economistas dicen que tales hechos podrían hacer que la economía de Estados Unidos recaiga en recesión y repunte una tasa de desempleo que ya es persistentemente alta.

"En realidad ellos (los republicanos) tienen ahora el balón’’, dijo Geithner, uno de los principales negociadores de la Casa Blanca con los republicanos en el Congreso.

El jueves, Geithner presentó a los líderes del Congreso un plan postelectoral de Obama para evitar el despeñadero fiscal, pero el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, lo rechazó y calificó como algo que "no es serio’’, sino simplemente una lista de deseos demócratas que la Cámara baja no podría aprobar.

Geithner y Boehner están sumergidos en la más reciente ronda de maniobras que se concentran en la extensión de las exenciones tributarias temporales, creadas durante el gobierno del ex presidente George W. Bush, más allá de su vencimiento el 31 de diciembre.

Los republicanos quieren que los beneficios se prolonguen para todos los estadounidenses, mientras que Obama y los demócratas quieren que las rebajas se apliquen sólo a quienes ganan menos de 250 mil dólares.

Los republicanos, que controlan la Cámara de representantes, pero son minoría en el Senado, han expresado su voluntad de aumentar los ingresos mediante la adopción de medidas como limitar las deducciones tributarias, pero han marcado el límite en el aumento de tasas.

Pocos republicanos de la Cámara baja expresaron cierta flexibilidad mayor a la de los líderes del partido sobre la posibilidad de considerar un aumento de tasas de impuestos para los ricos, siempre y cuando sean acompañadas de significativos recortes al gasto. Pero la mayoría de los republicanos de la Cámara baja se rehúsan a mayores tasas y prefieren aumentar la recaudación mediante una reforma tributaria.

"No va a haber un acuerdo sin que las tasas suban", dijo Geithner en "State of the Union" de CNN.

Las entrevistas de Geithner el domingo son parte de una campaña mayor para ganar respaldo público en favor de la posición de los demócratas en las negociaciones.

Obama ha realizado apariciones similares a las de la campaña electoral, incluida una visita a una fábrica de juguetes de Pennsylvania el viernes en las que comparó a los republicanos con Ebenezer Scrooge en Navidad.