Publicado el viernes 30 de noviembre del 2012

Inauguran Museo de Ciencia y Naturaleza

Especial La Estrella Digital

DALLAS — Esta ciudad agrega un nuevo sitio de entretenimiento, aprendizaje y cultura cuando este 1 de diciembre se inaugure el Museo Perot de Ciencia y Naturaleza.

La peculiar e innovadora obra arquitectónica ofrece grandes oportunidades de aprendizaje en las exhibiciones que ofrece en el interior de sus seis niveles.

Visto desde el interior del primer nivel, el edificio en forma de cubo con 54,864  metros cuadrados en su interior y casi 52 metros de alto, parece estar suspendido en el aire debido a sus abundantes paredes de cristal que están rodeadas por plantas nativas de Texas.

Las paredes exteriores del resto de sus niveles fueron hechas con curvas que asemejan la erosión que naturalmente forma el agua en las paredes de ríos.

Su color de concreto natural, sin pintura, fue diseñado para fluir con el color de la autopista Woodall Rodgers y otras estructuras vecinas.

Sus techos están cubiertos de piedra y plantas nativas y diseñados para almacenar el agua de lluvia para después ser usada para irrigación de sus jardines.

En el trayecto del estacionamiento a su interior los visitantes son recibidos con el Parque de la Ciencia, un área de un acre que contiene un bosque musical con ranas y cascadas de agua.

Y en el lobby, colgadas del techo, hay 88 “moléculas” danzantes de agua.

El lobby contiene un café y este junto con el Parque de Ciencia están diseñados para que oficinistas vecinos puedan consumir el almuerzo traído de sus casas sin costo alguno.

Las escaleras que sobresalen en el costado Este del edificio ofrecen una hermosa vista del centro de la ciudad además de agregar luz natural a su interior. Los elevadores tienen paredes de cristal.

En su interior el museo contiene 11 exhibiciones permanentes, un museo para niños, un teatro para 300 personas una sala de educación y seis laboratorios para aprendizaje.

La idea del museo es crear un ambiente de curiosidad y experiencias que estimulen al aprendizaje en la ciencia.

“El museo ofrece lecciones de ciencia por medio de exhibiciones interactivas”, dice Becky Mayad quien es encargada de los medios de comunicación.

Digno de mencionar entre sus cientos de exhibiciones se encuentra el enorme esqueleto de un Alamosaurus, único en el mundo midiendo 30 metros de largo y un peso de 50 toneladas.

Hay exhibiciones sobre el subsuelo y la extracción de gas natural y petróleo, sobre terremotos, y hay una plataforma donde los visitantes pueden experimentar cómo se siente cuando hay un temblor de tierra.

En la exhibición de deportes un visitante puede competir en velocidad con un guepardo (mamífero carnicero, semejante a la pantera, de unos seis decímetros de altura y cerca de un metro de largo, sin contar la cola, que tiene otro tanto. Su pelaje es como el del leopardo y tiene aspecto de perro).

El museo, antes conocido como el Museum of Nature & Science en Fair Park, abre sus puertas bajo su nuevo nombre después que en el 2008 la familia Perot hizo una donación de 50 millones de dólares para la construcción del edificio que alcanzó un costo de 185 millones.

El museo está localizado en el 2201 N. Field St.

Precios de admisión

-Adultos $15

-Estudiantes $12

-Tercera edad $12

-Niños hasta 11 años $10

-Boletos por Internet: perotmuseum.org

-Estacionamiento $6 por coche (en Internet: $3)