Publicado el martes 27 de noviembre del 2012

Considera Argentina "irracional" fallo de juez de EU por deuda

Notimex

BUENOS AIRES — El gobierno argentino consideró hoy como "irracional" el fallo de un juez de Estados Unidos que intimó al país sudamericano a pagar mil 330 millones de dólares a los fondos "buitre" (especuladores) de la deuda externa.

"El fallo es absolutamente irracional y contrario a derecho", afirmó este martes el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, al explicar los pormenores de la apelación presentada el lunes por Argentina ante la justicia de Estados Unidos.

El funcionario denunció que la decisión del juez Thomas Griesa "es absolutamente contraria a todo principio de sentido común y a las leyes de Argentina" porque beneficia a los especuladores con fórmulas de pago que afectan incluso mecanismos internacionales.

Agregó que, en su escrito, el gobierno argentino solicitó que el fallo del magistrado sea suspendido por parte de la Cámara de Apelaciones.

"Griesa se arroga derechos sobre los terceros que intervienen en el pago y que están basados en cualquier lugar del mundo", dijo el ministro tras recordar que muchos de los privados o empresas que tienen bonos de la deuda externa declaran domicilio en paraísos fiscales.

La semana pasada, Griesa ordenó que Argentina pague a más tardar el 15 de diciembre, y en efectivo, los mil 330 millones de dólares que debe a los tenedores de bonos de la deuda externa que no han querido sumarse a ningún tipo de negociación.

Estos tenedores son los llamados fondos "buitre", que están conformados por empresas o privados que compran bonos de deuda externa de países en bancarrota para luego revenderlos o cobrarlos con ganancias millonarias.

En el caso de Argentina, el gobierno realizó desde 2005 y en dos tramos un exitoso canje de la deuda, ya que el 93 por ciento de sus acreedores aceptó una quita del 75 por ciento.

El problema es que el 7.0 por ciento de los bonistas restantes, que son los fondos "buitre" con domicilios en paraísos fiscales, rechazó adherirse al canje y desde entonces le exige a Argentina el pago total de la deuda, sin ningún tipo de rebaja.

Mientras no se resuelva esa situación, Argentina quedará al borde de una moratoria, y continuará sin poder acceder a financiamiento internacional, como ocurre desde el año 2001, cuando estalló una de las crisis económicas más graves de su historia.