Publicado el miércoles 21 de noviembre del 2012

Una historia clásica para la pantalla grande

Especial La Estrella Digital

Con una cinematografía espectacular y una de las historias de amor más poderosas de todos los tiempos, el reconocido director Joe Wright (Pride and Prejudice) muestra la vida como una puesta en escena y coloca al espectador en el palco de honor de un maltratado teatro; es ahí donde se contará la historia de Anna, la Karenina de León Tolstoi.

La Rusia imperial en 1874, los elementos característicos de la novela homónima de 1877 escrita por uno de los más famosos escritores rusos de todos los tiempos. Así, el detallado paisaje de Tolstoi se va develando ante los ojos del espectador, pero la cámara tiene que sortear obstáculos, las escenas se llevan a cabo entre bambalinas, proscenios y una extraña mezcla entre realidad y ficción dentro de la ficción.

Ahí está Anna Karenina (Keira Knightley), la bella y estilizada esposa del oficial de alto rango de la Rusia imperial, Alexander Karenin (Jude Law); ahí está su vida de placeres entre princesas, príncipes y potentados; una vida de ocio y excesos, pero sin amor.

La pareja vive con su hijo en San Petersburgo. Sin embargo, el viaje de Anna a Moscú a visitar a su hermano Oblonsky (Matthew Macfadyen) para ayudarlo a salvar su matrimonio con Dolly (Kelly Macdonald) cambiará sus vidas para siempre. En el camino Anna conoce a la Condesa Vronsky (Olivia Williams), quien en la estación de tren le presenta a su hijo, el oficial de caballería Alexander Vronsky (Aaron Taylor-Johnson). La atracción entre Anna y Alexander se da con la primera mirada, el amor y la pasión desenfrenada surgirán pronto y con ellos la desgracia.

Por otro lado el mejor amigo de Oblonsky, el dulce y sensible Levin (Domhnall Gleeson), está enamorado de la hermana de Dolly, Kitty (Alicia Vikander); sin embargo la pequeña princesa está deslumbrada por Vronsky. Los encuentros entre la sociedad moscovita darán de qué hablar sobre Anna y el joven militar, hasta que las vidas de Kitty, Anna, Levin y Vronsky den un giro de 180 grados y comience la batalla campal entre el amor puro y el amor carnal.

El guionista ganador del Óscar por Shakespeare in Love, Tom Stoppard, nos presenta la versión teatral para cine de una de las historias de amor más poderosas de la literatura. Esto, aunado al dúo entre Wright y su musa, Knightley (esta es su tercera colaboración en conjunto), el resultado no puede ser menos que explosivo y visualmente soberbio.

Las nominaciones no se harán esperar, Knightley impecable y con impresionante química en sus escenas con el joven Aaron Taylor-Johnson. Jude Law valiente por aceptar un papel que finalmente sufre de falta de galanura y pasividad. El resto del elenco como anillo al dedo mostrando el poderío del amor y sus efectos en la cordura.

Visualmente la Karenina de Wright es espectacular, aunque el auditorio tardará un poco en entender el vaivén entre la ficción del escenario teatral y la realidad de la vida de los personajes; pero el director impide que olviden su idea de ficción transponiéndose a la realidad, pues las escenas del teatro y el mundo real resurgen durante toda la trama de poco más de dos horas.

Anna Karenina dividirá opiniones, sin embargo su poderío visual y la extraordinaria actuación de Knightley hacen de esta película, una que vale la pena ver.

También se estrenan:

Life of Pi, Red Dawn, Rise of the Guardians, Silver Linings Playbook

Anna Karenina

Dirige: Joe Wright

Actúan: Keira Knightley, Jude Law, Aaron Taylor-Johnson, Kelly Macdonald, Matthew Macfadyen, Domhnall Gleeson, Ruth Wilson, Alicia Vikander, Olivia Williams, Emily Watson, entre otros

Clasificación: R imágenes de violencia y desnudos explícitos

130 min.

****