Publicado el lunes 19 de noviembre del 2012

Reinstalan estatua de Juan Pablo II en Roma tras críticas y polémica

Notimex

CIUDAD DEL VATICANO — La alcaldía de Roma reinstaló una estatua gigante de metal que representa al Papa Juan Pablo II luego que su primera inauguración, en mayo de 2011, desató encendidas críticas y una abierta polémica por su evidente fealdad.

La obra fue ubicada en su lugar, la céntrica Piazza del Cinquecento a unos metros de la estación central romana Termini, y mostró sensibles cambios con respecto a la original: curvas más definidas, un rostro que respeta los lineamientos del Papa y un manto estilizado.

“Fue necesario aumentar la dimensión de la cabeza, redefiní la parte superior y cambié la mirada del pontífice orientándola mayormente hacia el espectador”, dijo este día a la prensa el artista, Oliviero Rainaldi, quien vivió una pesadilla durante meses.

Tras la inauguración, que tuvo lugar el 20 de mayo de 2011 y en la cual participó el alcalde Gianni Alemanno, su obra fue objeto de toda clase de críticas, burlas y denuestos, siendo bautizada con apelativos como “cilindro deforme” o “garita de autobús”.

En la reinauguración participó Umberto Broccoli, superintendente para los bienes culturales del Municipio de Roma quien aclaró que los costos de los retoques a la obra fueron realizados a costo cero porque ya estaban incluidos en el presupuesto inicial.

El principal interesado en cambiar la estatua era el autor Rainaldi, cuyo nombre se ha vinculado inevitablemente a una pieza particularmente fea, que los habitantes de la capital encontraban más parecida al ex dictador Benito Mussolini que a Karol Wojtyla.

Entre los críticos de la figura en su momento destacó el diario del Vaticano, L’Osservatore Romano, el cual escribió que “su rostro, situado en la cima de la estructura, tenía un lejano parecido con el del Papa” y que “el resultado no parece a la altura del intento”.