Publicado el viernes 16 de noviembre del 2012

Supera adversidad

Se muestra agradecido por saberse lejos del mal camino

Especial La Estrella Digital

DALLAS — No tiene una casa, ni padres aquí en Dallas, y hasta hace una semana era un inmigrante indocumentado más sin muchas probabilidades de sobresalir o de terminar sus estudios, pero este Día de Acción de Gracias Terrazas tiene muchas cosas que agradecer, la principal que Dios lo apartó del mal camino y lo bendice todos los días.

Llegó proveniente de Ciudad Juárez a vivir al Metroplex cuando tenía cinco años. Su padre había llegado un poco antes para allanar el camino. El resto de la familia, es decir su madre, él y dos hermanas llegaron poco después; pero la felicidad de estar juntos les duró menos de 10 años, porque a su padre, un trabajador de la construcción lo deportaron en el 2004 y unos meses después su madre se regresó a México porque su padre estaba muriendo.

Cuando se fue se llevó con ella a dos menores nacidos en este país.

“No puedo pensar en eso, en que nos dejaron en casa de una prima, sobrina de mi papá. Si pienso en eso me detengo en el camino y debo ver para adelante”, explica el joven que ahora sueña con convertirse en cantante de rap.

Terrazas o Juanton, como se le conoce en la Iglesia a la que asiste, ha pasado la mayor parte del tiempo viviendo de prestado en casas que no le pertenecen.

“Mi hermana y yo no tenemos estabilidad, hemos vivido donde se ha podido, con una tía, con un amigo un tiempo, con mi prima, en otra iglesia, en casa de otros amigos”, explica.

Pero aún así terminó la preparatoria y un curso de materias básicas en El Centro College, y sus buenas calificaciones lo llevaron a ser aceptado en la Southern Methodist University (SMU).

Cuando reflexiona sobre ello, Terrazas no se explica cómo terminó sus estudios en El Centro College. “Me pusieron en un programa especial y de ahí salió algo del dinero. Pero muchas veces cuando vivía con unos amigos me costaba llegar a la escuela porque yo dormía en la sala en un sillón y ellos se quedaban hasta tarde platicando”, recuerda.

Terrazas tuvo que mentir muchas veces en la escuela a la que iba para que no se dieran cuenta de que ya no vivía en la dirección que sus padres habían dejado como referencia cuando lo inscribieron. “Muchas veces me llamaron de la dirección para que la corrigiera y tenía que mentir, pero necesitaba seguir en la escuela”, relata.

“Puedo pensar en muchas cosas para agradecer, pero la primera es que Dios me ayudó a estar aquí. Me apartó de todo lo malo, porque me hizo darme cuenta que ni las drogas ni el acohol, ni andar en pandillas me iba a hacer diferente. Si quería sobresalir tenía que esforzarme”, cuenta con tranquilidad.

Terrazas argumenta que Dios le mostró que hay una vida mejor a las pandillas o las drogas. “No estaría aquí. Ahora creo que mi vida tiene un propósito” y lo demuestra ayudando y trabajando con los niños en el ministerio “Juventud con una misión", que dirige David Funke y que se ubica en East Dallas.

Ahora, gracias a su empeño logró tramitar sus documentos y ya tiene su permiso de trabajo.

A Funke lo conoce desde hace 11 años, pero es parte de su ministerio desde el 2009 cuando llegó a pedir posada porque como no tenía para pagar la renta su amigo le dijo que dejara el departamento.

Cuando se enteró que se había puesto en marcha el programa de Acción Diferida para ayudar a los Dreamers fue a las juntas de North Texas Dream Team y ahí se asesoró para llenar los documentos.

“Puse un anuncio en Facebook diciendo que si necesitaban algún trabajo que me contrataran y así reuní el dinero, los 500 dólares que hacían falta”, explica.

Quienes lo conocen admiran de él su buen humor, su disposición para ayudar y la tenacidad para perseguir sus sueños,

“Ya fui a la SMU, les expliqué que no tengo el dinero y que necesito para entrar, pero ya estoy hablando con algunas personas y en cuanto tenga mi seguro social voy a buscar un buen trabajo”, comenta Terrazas.

Y asegura que tal vez el próximo año va a dar gracias por su primer disco de rap, uno donde incluirá una canción a sus padres y otra que habla de lo malo que pueden ser las pandillas y lo bueno que llega a ser Dios en la vida de las personas.