Publicado el viernes 16 de noviembre del 2012

Congresistas y presidente acuerdan evitar ‘abismo fiscal’

Agencia Reforma

WASHINGTON — Los líderes del Congreso de Estados Unidos emergieron de una reunión con el presidente Barack Obama con la promesa de encontrar un terreno común a las alzas de impuestos y recortes de gastos que les permita evitar el llamado "abismo fiscal", que podría empujar a la economía a una nueva recesión.

"El presidente y el liderazgo tuvieron un encuentro constructivo y acordaron hacer todo lo posible para encontrar una solución que evite el llamado abismo fiscal", señaló en un comunicado emitido al término de la reunión el portavoz presidencial, Jay Carney.

Los demócratas reconocen la necesidad de reducir los gastos y los republicanos afirman que han acordado poner los ingresos sobre la mesa de negociación, mientras los dos bandos ingresan en lo que posiblemente serán semanas de tensas discusiones antes del plazo del 31 de diciembre.

Luego de una reunión de poco más de una hora en la Casa Blanca, los dos líderes republicanos en el Congreso hicieron declaraciones junto a sus pares demócratas, un evento inusual.

"Me siento muy bien sobre lo que vamos a discutir. Tenemos los pilares necesarios para lograr algo", dijo el líder demócrata en el Senado, Harry Reid.

Los índices de las acciones estadounidenses subieron tras los comentarios positivos de Reid y de otros líderes: el presidente de la Cámara baja, John Boehner, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, y la jefa demócrata de la Cámara baja, Nancy Pelosi.

La reunión marcó la primera vez que Obama, un demócrata, se sienta a dialogar con la oposición republicana desde que obtuvo la reelección la semana pasada.

"Pienso que todos sabemos que tenemos trabajo urgente para hacer", dijo Obama a periodistas al inicio de la reunión.

Ambas partes acordaron tratar de encontrar un enfoque balanceado para reducir el déficit que incluya tanto ingresos como recortes en el gasto que aliente el crecimiento a largo plazo y la creación de empleos.

Obama busca ingresos por 1.6 millones de dólares a lo largo de una década, que incluyan ingresos derivados de un alza en los impuestos a las personas con ingresos superiores a los 250 mil dólares anuales.

Pero los republicanos, encabezados por Boehner se oponen a un aumento impositivo, aunque aceptan reducir las deducciones en el código fiscal para las personas de más altos ingresos.

"Ambas partes acordaron que aunque existen diferencias en nuestros enfoques preferidos, continuaremos un proceso constructivo para encontrar una solución y llegar a una conclusión lo antes posible", señaló Carney.

Si la Casa Blanca y el Congreso no concretan un acuerdo se pondrán en marcha a partir del primero de enero recortes del gasto público y aumento de impuestos por un total combinado de más de 500 mil millones de dólares.

Carney señaló que representantes de alto nivel de la Administración Obama y del Congreso continuarán las reuniones y discusiones en los próximos días, mientras el presidente realiza su viaje a Asia.