Publicado el miércoles 14 de noviembre del 2012

Se vuelca Ensenada para recibir la Baja 1000

Notimex

ENSENADA, Baja California — Los motores rugen por el asfalto de la López Mateos, cada uno sale de diferentes calles y se enfila hacia el mismo punto: el gran bulevar que funciona como un largo pit, donde los vehículos hacen fila para pasar la rigurosa inspección previo a la largada de la Baja 1000.

El escenario, que poco a poco ha venido cobrando vida durante esta semana, se prepara para recibir una de las carreras más importantes del mundo, en donde la pasión por el camino de terracería se conjunta con la velocidad para darle forma a esta peculiar carrera que llega a su edición número 45.

Los participantes de todas las categorías forman una inmensa fila que se extiende por varias cuadras, mientras familias enteras, tanto mexicanas como extranjeras, recorren y hacen su propia inspección a los vehículos buscando tomar un recuerdo del momento.

Es el sentimiento de la competencia que este jueves partirá de Ensenada y que recorrerá 1,600 kilómetros antes de tocar meta en La Paz, Baja California Sur, en un recorrido que durará en promedio cerca de 22 horas.

Pero la otra competencia, la de la pasión y el fanatismo, ya se vive en las calles de esta ciudad, donde una multitud que supera el millar de personas aclama a los pilotos, buscando tener un acercamiento con cada uno, aunque no se saben los nombres, basta con traer un casco y un nomex para ser el más solicitado.

Hoy la actividad diaria de las personas ha pasado a segundo término, los estudiantes han salido temprano de sus escuelas y los comerciantes de la zona hotelera incluso prestan más atención a los coches que pasan por enfrente de ellos que a los posibles compradores.

En general, no hay otro tema del que se hable, es la competencia que hoy hace adictos a la velocidad a sus habitantes, mientras que los equipos se esfuerzan por cumplir los controles técnicos y dejar todo listo para este jueves.

Es así como la pintura urbanística se transforma completamente dándole otro ambiente a la ciudad que hoy se ha volcado al automovilismo, ya que prácticamente no hay quien no se haya enterado que la Baja 1000 se corre esta semana.