Publicado el lunes 12 de noviembre del 2012

Inicia Petraeus ‘affaire’ al llegar a CIA

Agencia Reforma

WASHINGTON — El general retirado David Petraeus comenzó un romance con su biógrafa en 2011, dos meses después de asumir el cargo de jefe de la CIA, declaró un ex asesor el lunes, quien agregó que el militar está devastado.

Tras el escándalo, Petraeus y su biógrafa, Paula Broadwell, de 40 años, han sido discretos sobre su relación. Pero Steve Boylan, un ex vocero del militar retirado, dijo el lunes a ABC que Petraeus terminó la relación hace cuatro meses.

The New York Times informó que altos responsables del FBI y el Departamento de Justicia estaban al tanto del caso que llevó a dimitir al director de la CIA desde el verano, pero no informaron a nadie fuera de su círculo hasta la semana pasada, tres días después de la reelección del presidente Barack Obama.

La repentina renuncia de Petraeus el 9 de noviembre después de una estelar y disciplinada carrera dejó estupefacto a Washington, en tanto que integrantes del Congreso se preguntan si la seguridad nacional se vio comprometida y por qué no se les informó antes.

"Fue como un relámpago’’, dijo la senadora demócrata Dianne Feinstein, jefa del Comité de Inteligencia del Senado, a la cadena Fox.

"Tengo serias preguntas sobre ésto", dijo a la cadena CNN Peter King, republicano y alto responsable del Comité de seguridad interior de la Cámara de Representantes. "Creo que hay que mirar la cronología (del caso) y analizar qué ocurrió".

"El FBI debería haber hablado con el presidente, de hecho ahora lo hará, pues parece que se dio cuenta el día de la elección que el general estaba implicado", añadió King.

Petraeus tenía planeado presentarse ante comités legislativos el jueves para testificar sobre el ataque del 11 de septiembre al consulado estadounidense en Bengasi, Libia, donde murieron cuatro estadounidenses, incluyendo el embajador Chris Stevens.

Se espera que el subdirector de la CIA, Michael Morell, declare en lugar de Petraeus, pero Feinstein y otros no descartan la posibilidad de que el Congreso llame a Petraeus a dar testimonio en una fecha posterior.

El FBI descubrió el romance después de que otra mujer reportó mensajes electrónicos de acoso por parte de Broadwell, quien pasó largos períodos entrevistando al héroe de la guerra en Irak para su libro All In: The Education of General Petraeus.

Un mando militar, que habló bajo condición de anonimato, identificó a la mujer como Jill Kelley, de 37 años, que trabaja como enlace social para la Base de la Fuerza Aérea MacDill en Tampa, Florida, donde se localiza el Comando Central y el Comando de Operaciones Especiales del Ejército.

La mujer sería una vieja amiga del general, sin otro vínculo afectivo a éste, según allegados a Petraeus.

El New York Post citó a un oficial del gobierno diciendo que los correos electrónicos de Broadwell incluían frases como: "Sé lo que hiciste", "Vete" y "Aléjate de mi hombre".

Según el New York Times, las dos mujeres parecían "competir por el reconocimiento (de Petraeus), no por su afecto".