Publicado el viernes 09 de noviembre del 2012

Obliga suicidio de deudora a gobierno español abordar desahucios

Notimex

MADRID — El gobierno español abordará hoy de forma urgente una posible solución a los desahucios de viviendas, después de que una mujer de 53 años de edad se suicidara en Barakaldo, norte de España, en el momento en que le iban a embargar su casa.

El suceso que se registró este viernes en esa localidad vasca orilló al gobierno español a convocar -en un día festivo en Madrid y sin actos oficiales previstos- a una reunión urgente entre los ministerios de la Presidencia y Economía.

Según fuentes judiciales, desde 2008 se han ejecutado 350 mil desahucios y otros 250 mil están en proceso, debido a que la crisis económica y el desempleo impiden a muchas personas pagar la hipoteca contraída con los bancos.

De acuerdo con medios locales, los representantes de los dos ministerios podrían cerrar este viernes un primer proyecto de reforma sobre los plazos para desahucios y especialmente en casos considerados vulnerables.

El pasado miércoles se reunieron la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la vicesecretaria del opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Elena Valenciano, para avanzar en un primer acercamiento de posturas y negociar sobre esa reforma.

Con el caso de esa mujer de Barakaldo, que se lanzó desde una ventana al vacío, suman ya dos los suicidios de personas a los que se les iba a embargar la vivienda. El anterior fue un hombre de la provincia de Granada, sur del país.

Ante estos casos, representantes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y una comisión de jueces y fiscales llamaron esta semana al gobierno y a los parlamentarios a buscar la forma de modificar la legislación sobre desahucios.

Los representantes de la justicia han denunciado que en los juzgados se reporta un aumento de problemas por estos casos, y en muchos de ellos se constatan desventajas para el deudor de la banca.

En España, de acuerdo con la legislación y como están hechos los contratos de las hipotecas, la deuda no se salda con el embargo de la vivida, sino que el compromiso de pago sigue a futuro hasta saldar todo el adeudo al banco.