Publicado el miércoles 07 de noviembre del 2012

Apoyo latino a reelección de Obama es “mandato” a reforma migratoria

Notimex

WASHINGTON — La reelección del presidente estadunidense Barack Obama con el apoyo decisivo del voto latino es un mandato para una reforma migratoria integral, dijo hoy el director de la organización proinmigrante America’s Voice, Frank Sharry.

Señaló que la obstrucción de la oposición del Partido Republicano al derecho a la inmigración, impidió que ganaran la Casa Blanca y el Senado.

Mientras tanto, Obama impulsó un programa de acción diferida para suspender la deportación de casi dos millones de jóvenes indocumentados, que facilitó la movilización del voto hispano y no lo afectó con los votantes indecisos, anotó.

La directora de Participación Cívica del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), Clarissa Martínez, indicó que “los votantes latinos confirmaron inequívocamente que el camino a la Casa Blanca pasa por los vecindarios hispanos”.

“A nuestra comunidad le interesa bastante la restauración del sueño americano para todos, la expansión de oportunidades económicas y una solución a la inmigración de una vez por todas”.

“El gigante latino está despierto y enojado, y (el ahora ex candidato presidencial republicano) Mitt Romney y los republicanos pagaron el precio”, sostuvo el secretario tesorero del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU), Eliseo Medina.

“Si los republicanos quieren ser un partido viable en el futuro” necesitan “apoyar una reforma migratoria integral” porque si no se logra en 2013, los políticos que la obstruyan “sufrirán las consecuencias en las elecciones (legislativas) de 2014”, agregó.

La organización Immigration Works USA señaló en un comunicado que en los pasados meses los republicanos han tratado de abordar el tema de inmigración, como la iniciativa del senador Marco Rubio a favor de jóvenes indocumentados que llegaron de niños al país.

El legislador demócrata Luis Gutiérrez indicó que los latinos pusieron mucha fe para salir en cifras récord a votar por Obama, pese a la deportación de más de un millón de indocumentados durante su mandato.

“El presidente debe invitar a la Casa Blanca a los republicanos y demócratas que quieran trazar un camino razonable sobre la inmigración” y comenzar el proceso de ofrecer resultados, puntualizó.

De la misma manera, el presidente de la sindical Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO), Richard Trumka, manifestó que tras la reelección de Obama “es hora de arreglar nuestro disfuncional sistema de inmigración”.

Para este jueves, grupos pro inmigrantes que incluyen a Casa en Acción y el Movimiento para una Reforma Migratoria Justa (FIRM), entre otros, realizarán un mitin en el parque Lafayette, frente a la Casa Blanca, para pedir a Obama que mantenga juntas a las familias inmigrantes.

Los grupos indicaron que muchas familias han sido separadas por la deportación y que en varios estados se han impulsado leyes que permiten la discriminación racial.

El director del Foro Nacional de Inmigración, Ali Noorani, afirmó que alrededor del 70 por ciento de los electores latinos que votaron por Obama es que el mandatario cumpla con su promesa de una reforma migratoria y que los republicanos dejen posiciones extremistas.

“El presidente Obama puede ver una creciente alianza de líderes religiosos conservadores, empresarios y de las fuerzas del orden, para poner las bases a un apoyo bipartidista” en esos esfuerzos, recalcó.