Publicado el martes 06 de noviembre del 2012

Libran Obama y Romney batalla final por la Casa Blanca

Agencia Reforma

WASHINGTON — Tras una agotadora batalla de 18 meses, llegó el último día de la campaña electoral en Estados Unidos para el presidente Barack Obama y su rival republicano, Mitt Romney, y ahora los electores tendrán la última palabra este martes 6.

Los candidatos concurrieron a centenares de mítines, reuniones de recaudación de fondos y alcaldías, gastaron literalmente miles de millones de dólares en avisos publicitarios para atacar a su contrincante, hicieron sus mayores esfuerzos para conquistar los votos de los indecisos y participaron en tres intensos debates.

Ayer lunes fue el día final, el último intento desesperado para convencer al escaso número de votantes indecisos de que sus políticas, sus plataformas y su enfoque para dirigir a Estados Unidos a partir de 2013 son las mejores.

Obama y Romney dedicaron el último día de campaña a visitar nuevamente el estado más reñido de todos: Ohio. Este estado del centro norte del país ha determinado al ganador de las últimas 12 elecciones.

Las encuestas nacionales muestran a ambos candidatos enfrascados en una de las contiendas presidenciales más cerradas en la historia reciente de Estados Unidos.

Pero la mayoría de las encuestas en los estados en disputa, en particular en Ohio, Iowa y Wisconsin, muestran a Obama con una pequeña ventaja. Ello le daría más probabilidades de obtener los 270 votos del colegio electoral necesarios para la victoria. Ningún republicano ha llegado a la Casa Blanca sin ganar Ohio.

Ambos candidatos hicieron campaña hasta última hora del domingo, con Romney implorando a sus seguidores que salieran a buscar el voto en el puñado de estados en los que se decidirá quién será el próximo presidente.

"Tenemos que hacer un pequeño trabajo en los próximos días para garantizarnos un triunfo el martes por la noche", dijo el candidato republicano en un mitin en Newport News, Virginia.

Cuando quedaban pocas horas para el martes, Romney realizó una sorpresiva incursión en Pennsylvania, estado tradicionalmente inclinado por los demócratas, pero que los estrategas republicanos dicen que pueden ganar.

"Volveremos a la Casa Blanca porque ganaremos en Pennsylvania", aseguró Romney a una multitud de más 30 mil simpatizantes, según estimaciones del Servicio Secreto, citadas por el equipo de campaña republicano.

Los asesores de Obama minimizaron el viaje, al que consideraron una señal de desesperación, a unas horas de la elección.

Sin embargo, el ex presidente Bill Clinton estuvo ayer en cuatro eventos electorales a favor de Obama en Pennsylvania para contrarrestar el último empuje de Romney en ese estado.

Los demócratas dijeron estar confiados en la pequeña, pero firme ventaja de Obama en los estados oscilantes, pero reconocieron que todo depende ahora de la participación electoral.

"En última instancia, depende de ustedes. Ustedes tienen el poder", aseguró Obama en una reunión en Concord, New Hampshire.

"Ahora mismo, ustedes tomarán las decisiones que le darán forma a este país en las próximas décadas".

Obama voló a New Hampshire para tomar parte en la noche del domingo en un acto con Clinton, en el que el popular ex presidente depositó su legado económico en los hombres del mandatario.

El agotamiento empezó a percibirse en ambos candidatos el fin de semana último cuando mantuvieron un ritmo frenético antes de este lunes.

Ayer, Obama comenzaría en Wisconsin, continuaría en Ohio y luego en Iowa, el estado en el que inició su campaña en 2008, y terminó en su ciudad, Chicago.

Romney arrancó el día en el mayor de los estados indecisos, Florida. Luego se dirigiría a Virginia y a Ohio para volver por última vez a donde comenzó su campaña hace 18 meses: New Hampshire.

Asesores señalaron que el voto anticipado en Ohio y Florida ponía en evidencia que Obama estaba cerca de convertirse en el segundo presidente demócrata en ser reelecto desde la Segunda Guerra Mundial.