Publicado el lunes 11 de junio del 2012

Enfrenta Obama a frustrado electorado hispano en camino a reelección

Notimex

NUEVA YORK — En la recta final de su campaña para ser reelecto para un segundo periodo presidencial, Barack Obama se enfrenta a un frustrado electorado hispano que no vio avances en sus políticas de inmigración, señaló hoy el diario The New York Times.

El diario resaltó que esta frustración podría ser crucial para el resultado de las votaciones que tendrán lugar en noviembre próximo.

La semana pasada el Departamento de Seguridad Nacional informó que sólo cerca de cuatro mil 400 deportaciones de inmigrantes indocumentados en todo el país habían sido detenidas tras una importante iniciativa que comenzó hace un año.

En un cambio de estrategia, las autoridades de inmigración indicaron que se centrarían en la deportación de criminales y personas que engañaron al sistema de visas, y que no se afectaría a inmigrantes indocumentados sin antescendentes penales.

Pero luego que el gobierno realizara una revisión de más de 288 mil casos de deportación ante los tribunales de inmigración, el total de casos que fueron detenidos por fiscalías fue menor al 2.0 por ciento.

El diario indicó que esta no es la única política que ha decepcionado a los latinos.

Obama, quien ganó fácilmente la mayoría de sus votos en 2008, se comprometió a avanzar en su primer año para reformar el sistema de inmigración y dar estatus legal a los inmigrantes indocumentados.

Por ello queda claro que Obama se enfrenta a una apretada carrera contra el presunto nominado republicano Mitt Romney, lo que ha incrementado la presión por hacer más a favor de los latinos.

A principios de su mandato, Obama puso fin a las redadas en las fábricas y los campos de siembra donde muchos inmigrantes indocumentados trabajan para apoyar a las familias.

Sin embargo, las tranquilas inspecciones en los registros de contratación de empleadores se aceleraron, lo que obligó a miles de trabajadores no autorizados a abandonar sus empleos.

El Departamento de Seguridad Nacional expandió en forma agresiva un programa de toma de huellas dactilares, lo que aumentó enormemente las posibilidades de que inmigrantes indocumentados fueran detenidos, incluso por delitos menores, como violaciones de tráfico.

En enero pasado, la administración anunció una medida que haría más fácil para estadunidenses que se casaron con inmigrantes indocumentados a que obtengan la residencia legal para sus cónyuges.

Pese a que despertó grandes esperanzas – ya que existen cientos de miles de parejas en esa situación - la medida se está abriendo camino a través de la burocracia y probablemente no entrará en vigor antes de noviembre.

Al mismo tiempo, el récord de deportaciones en la administración de Obama es de cerca de 400 mil extranjeros durante cada año de su mandato.