Publicado el viernes 30 de enero del 2009

Importante avance para igualdad en el salario

La Estrella Digital

WASHINGTON, DC — Con 61 votos a favor y 36 en contra, el Senado aprobó el proyecto de ley de Lilly Ledbetter para la Igualdad Salarial, el cual permitirá que un trabajador pueda tener más tiempo para demandar a su empleador si ha sido víctima de discriminación salarial, se informó en comunicado.

El presidente Barack Obama ha apoyado este proyecto de ley y se anticipa que lo firmará para convertirlo en ley. El Consejo Sindical para el Avance del Trabajador Latinoamericano (LCLAA por sus siglas en inglés) difundió el comunicado señalando estar comprometido a luchar por la igualdad salarial y aplaudiendo que el Senado haya aprobado este proyecto de ley.

Lilly Ledbetter demandó a la compañía Goodyear Tire and Rubber después de descubrir que le habían pagado menos que a sus colegas hombres y sus aumentos salariales fueron más pequeños por más de 19 años de trabajar con la compañía.

Después de varios años de litigación la Corte Suprema declaró que su reclamo no era válido, porque de acuerdo a los jueces ella no emitió su reclamo a la Comisión sobre la Igualdad de Oportunidades de Empleo (EEOC por sus siglas en inglés) en los primeros 180 días después de recibir un aumento salarial discriminatorio.

El proyecto de ley, aprobado por la cámara baja y ahora por el Senado, revierte esa decisión de la Corte Suprema al establecer que cada pago discriminatorio es considerado un nuevo caso de discriminación de pago, en violación del Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

“Esta es una gran victoria para los derechos civiles y para los defensores de los trabajadores. Esta acción por la cámara baja y el Senado nos demuestra que el nuevo Congreso esta comprometido con la igualdad y la justicia para todos los trabajadores sin importar su sexo, raza, religión o país de origen”, indicó Milton Rosado, presidente nacional de LCLAA.

“Esto sucede en medio de una recesión económica, y para millones de familias trabajadoras a las cuales apenas les rinde sus salarios. Por esta razón, cada dólar es necesario. No importa cuán pequeña sea la discriminación salarial, este tipo de discriminación tiene consecuencias dañinas a corto y largo plazo, no sólo en el salario que los trabajadores ganan a lo largo de sus vidas pero también en los beneficios que recibirán de sus pensiones y Seguro Social cuando se jubilen. Prevenir la discriminación salarial es crucial para la estabilidad económica de nuestros jubilados, para que puedan disfrutar del resto de su vida, viviendo dignamente y no en pobreza”, complementó la Dra. Gabriela D. Lemus, directora ejecutiva de LCLAA.

Lemus añadió: “Este proyecto de ley restablece la habilidad de un trabajador de defenderse en contra de la discriminación salarial y reafirma que dicho acto no ocurrirá impune. Las víctimas de discriminación salarial merecen su día en la corte de justicia y este proyecto de ley previene que la discriminación salarial ocurra al hacer que los empleadores tomen responsabilidad por sus acciones. LCLAA anticipa que el presidente firmará este proyecto de ley que defiende los derechos civiles y laborales de cada trabajador en este país”.

El LCLAA es la sede del movimiento laboral latino. Es una organización nacional Latina que representa los intereses de más de 1.7 millones de sindicalistas Latinos en todo el país y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Se fundó en 1973 y es la principal organización nacional del país para los trabajadores Latinos y sus familias. Aboga por los derechos de todos los trabajadores que buscan justicia en el lugar de trabajo y sus comunidades.

LCLAA es un grupo de electores potenciales que representa a los trabajadores Latinos que pertenecen tanto al AFLCIO como a la federación Change to Win.